En 1950 se inició el proceso de beatificación de José Gras y Granollers, con la finalidad de que su vida entregada por entera a Dios y su Reino, sea reconocida por la Iglesia Universal.

En 1994 se decretó la heroicidad de sus virtudes, siendo declarado Venerable por Juan Pablo II, que reconocía “Constan las pruebas acerca de la práctica, en grado heroico, de las virtudes teologales de la Fe, Esperanza y Caridad, tanto hacia Dios como hacia el prójimo, así como las virtudes cardinales de la Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza…”.

En la actualidad el proceso continúa abierto; Si desea obtener más información, se encuentra a su disposición la Hoja informativa, publicación periódica que recoge testimonios de gratitud por las gracias concedidas por el Venerable José Gras y textos entresacados de sus escritos.